Ayuntamiento de Murcia
www.murcia.es
Red Municipal de Bibliotecas de la Región de Murcia
Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...



Acceder como Lector:

Contraseña:



Si todavía no eres usuario y deseas iniciar una "conversación" o intervenir en ella, date de alta aquí.


Enlaces relacionados

Rincón del lector

 RSS

LIBROS

Título: «Nobleza obliga»

Autor: Donna Leon (1942-)

Manuzio - 23 / abr / 2014

Es de las mejores novelas de esta serie que he leído hasta ahora. Donna Leon, al tiempo que va desarrollando la trama policiaca, profundiza con detalle en el desarrollo y en la configuración del «commissario» Guido Brunetti de la «questura» de Venecia, tanto en lo referente a su familia como en su trabajo.

Brunetti estudió Derecho en la Universidad de Padua porque en la Ca'Foscari —Venecia— (http://www.unive.it) no existía esa facultad. Los gastos los asumió su hermano. Y en la biblioteca de esa universidad conoció a Paola (pp. 56-57), condesa nacida dentro de una de las más antiguas familias venecianas, aunque no utiliza el título.

Brunetti combate el crimen en su ciudad natal, Venecia, y sus alrededores. Cada caso es una oportunidad para que D. Leon revele el lado oscuro y oculto de la realidad. El hecho de que pueda atacar sólo hasta cierto punto la corrupción endémica del sistema, convierte al comisario Brunetti en un hombre profundamente cínico, lo que no impide que vuelva a intentarlo una y otra vez, encontrando consuelo en la compañía de su esposa y de sus hijos.

Con respecto a su «famiglia» seguimos con el modelado del perfil de su mujer y sus hijos: Paola Brunetti (enseña Literatura Inglesa en la Universidad de Ca'Foscari) y a pesar de su pasado familiar, tiene un pensamiento de izquierda alimentado todavía por los acontecimientos sociales de 1968; y de sus hijos, Raffi y Chiara, de los que, novela a novela, vamos conociendo más de su personalidad y carácter. Nos habla de su padre (sin nombre), capitán de un regimiento de infantería que marchó a Rusia para combatir contra los enemigos de Italia (II Guerra Mundial). Sobrevivió al invierno ruso, pero desapareció durante años en los gulags de Stalin. Regresó a Venecia en 1949. Brunetti raramente vio en su padre algún vestigio del hombre vital y alegre con el que su madre se había casado (pp. 224-225). Volvemos a saber algo más de su «mamma», ingresada con Alzheimer en una residencia y de su relación a este propósito con su hermano mayor, Sergio Brunetti, que trabaja en un laboratorio de radiología médica (p. 52), casado con Maria Grazia —arquitecta o restauradora— (p. 53) con la que tiene dos hijos: Marco (a punto de terminar el servicio militar) y Maria Luisa (estudiante de restauración en Courtauld, Inglaterra [p. 55]).

Los suegros de Guido Brunetti son el conde Orazio Falier y la condesa Donatella Falier (p. 58 y ss.)

En el «lavoro» los personajes que se repiten con más frecuencia en todas las novelas son: el «vicequestore» Giuseppe Patta (p. 33); la
«signorina» Elettra, secretaria de Patta desde hace tres años; el teniente Scarpa, «ayudante personal de Patta» («El peor remedio», p. 40); y el sargento Lorenzo Vianello (p. 241). En el resto de la novela (y de otras) se va configurando el resto de la plantilla de policiás de Venecia: los agentes Bonsuan (piloto de lancha), Pucetti, Ruberti («El peor remedio», p. 21), Bellini («El peor remedio», p. 21), etc.

Sinopsis de la editorial: «Durante las obras de reforma de una finca abandonada en la campiña veneciana» (en Col di Cugnan), «se desentierra un cadáver parcialmente descompuesto y semidevorado por las alimañas. Cerca de lugar se encuentra un valioso anillo de sello, pista crucial que permite identificar el macabro descubrimiento: se trata de Roberto Lorenzoni, hijo de una de las familias más poderosas de Venecia, secuestrado dos años atrás y dado por desaparecido» («Los aficionados a la música sabrían que el principal mecenas de la construcción del primer teatro de la ópera de Venecia se apellidaba Lorenzoni. Los bibliófilos reconocerían en el nombre al del hombre que en 1495 prestó a Aldo Manuzio el dinero para fundar su primera imprenta en la ciudad [...] Los venecianos corrientes recuerdan que éste era el nombre del individuo que, en 1944, facilitó a las SS los medios para averiguar los nombres y direcciones de los judíos de la ciudad» [p. 24]).
«Encargado de reabrir el caso, el comisario Brunetti necesitará el apoyo de la rama noble de su familia para adentrarse en el palpitante corazón de la aristocracia veneciana» (a pesar de estar suprimida por el Gobierno italiano), «donde los secretos están más que bien guardados.»

Y, como en otras ocasiones, referencias a lo español: «En las paredes, Brunetti vio unos grabados que representaban escenas tan violentas que a la fuerza tenían que ser de Goya» (p. 69).

--
Leon, Donna (1942-). Nobleza obliga / Donna Leon ; traducción del inglés por Ana Mª de la Fuente. -- 1ª ed. en esta presentación. -- Barcelona : Seix Barral, 2007. -- 285 p. ; 23 cm. -- (Biblioteca Formentor). -- Tít. orig.: A noble radiance. -- D.L. M 44307-2007. -- ISBN 978-84-322-2816-2

I. Fuente, Ana María de la (1932-), trad. II. Título. III. Ser.: Biblioteca Formentor. 1. Novelas policíacas.

821.111(73)-312.4"19"
Comentarios: 0 Valoración de : 5,0 Visitas: 2114 Valoración media: 5,0 Último comentario: hace 6 año(s) y 107 día(s)


Tu comentario

Tienes que estar registrado para poder dejar un comentario y haber accedido como lector.

 

Subir

RMBM. PrivacidadVentana emergente Aviso LegalVentana emergente Accesibilidad
© Ayuntamiento de Murcia, 2001- . Glorieta de España. s/n - 30004 Murcia-España. Tel.: 968 358 600