Ayuntamiento de Murcia
www.murcia.es
Red Municipal de Bibliotecas de la Región de Murcia
Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...



Acceder como Lector:

Contraseña:



Si todavía no eres usuario y deseas iniciar una "conversación" o intervenir en ella, date de alta aquí.


Enlaces relacionados

Rincón del lector

 RSS

LIBROS

Título: «Mientras dormían»

Autor: Leon, Donna (1942-)

Manuzio - 31 / mar / 2014

De entre las que he leído de esta serie, encuentro en ésta, la sexta -publicada en 1997-, al Brunetti más policía. «La existencia del comisario Guido Brunetti se ve alterada por la irrupción en su vida de ciertos elementos religiosos inquietantes. Durante un almuerzo familiar descubre que las clases de religión que recibe su hija, la adolescente Chiara, son impartidas por un sacerdote que da signos de un comportamiento poco menos que inadecuado. Al mismo tiempo, una monja que Brunetti conoce («Vestido para la muerte») llega a la «questura» de Venecia para exponer sus sospechas sobre las circunstancias de la muerte de unos ancianos en una residencia. Trama impregnada del pesimismo que envuelve a Venecia, Brunetti se enfrenta a poderes que se creen por encima de la ley de los hombres, por el hecho de asentarse sobre un entramado de intereses económicos e ideológicos. La acerada mirada de Donna Leon denuncia en esta ocasión las perversas prácticas sexuales que llevan a cabo algunos miembros de la Iglesia Católica, así como la corrupción que afecta a las esferas más influyentes de la institución ante el Papa».

Narración ágil (como siempre), bien elaborada y muy entretenida, en la que no solo denuncia los abusos sexuales en el mundo de la Iglesia Católica (ya en 1997), sino que insiste en su crítica a los políticos: «-También Alvise -respondió Vianello-. El que sea estúpido no quiere decir que no pueda ser buena persona.
»-No -convino Brunetti-. Por lo visto, ese caso sólo se da en el Parlamento» (págs. 249-250).

Como en otras ocasiones recojo un párrafo referido a las bibliotecas (esto debe ser porque Donna Leon es norteamericana): «Brunetti decidió pasar el resto de la tarde en la Biblioteca Marciana, y salió de la "questura" sin preocuparse de decir adónde iba. Antes de graduarse en Derecho por la Universidad de Padua, Brunetti había hecho tres años de Historia en Cà Foscari, donde había tenido ocasión de hacerse un documentalista competente, por lo que se movía con tanta soltura por los catálogos de la Marciana, como por los tortuosos pasillos del Archivo di Stato».

Una buena reseña de Rosa Mora en «El País» (11-11-2001): «Donna Leon arremete contra la Iglesia y el Opus en su nuevo libro:
Hace unos años, el comisario veneciano Guido Brunetti se esforzaba en creer que la maldad humana tenía límites. Ahora, en "Mientras dormían", ya sabe que no, que no tiene límites la maldad. La escritora estadounidense Donna Leon (Nueva Jersey, 1942) dispara a placer en esta novela contra los curas que quieren enriquecerse o que practican la pederastia; contra la Iglesia, que lo permite y oculta; contra el Opus Dei, esa "sociedad secreta", como ella la define.

»Para Donna Leon no es tan importante en sus novelas mantener la intriga como reflejar las cosas de la sociedad que no le gustan. Si En "Mientras dormían", la sexta de su serie sobre Guido Brunetti, ha puesto en el punto de mira las malas prácticas de la Iglesia, en la que está trabajando actualmente, la número 12, su "víctima" serán los militares. "Cada nuevo libro es un placer. Me divierto escribiéndolos. Ya sé que mis novelas no van a cambiar nada, pero pienso que quizá alguna de ellas encuentre a un lector que piense como yo" [yo mismo, por ejemplo].

»En "Mientras dormían" (Seix Barral y Edicions 62), Brunetti se ve inmerso en los aspectos más sombríos de la religión, tanto en su trabajo como en su casa. Cinco ancianos han muerto en la residencia de San Leonardo y, según una monja que acaba de colgar los hábitos, sus muertes podrían estar relacionados con ciertos legados a la orden. Las cosas se van complicando, la monja es atropellada y queda gravemente herida y el propio Brunetti es apuñalado. Mientras, Chiara, la hija del comisario, suspende la asignatura de religión. Reacia a hablar con sus padres, éstos acaban enterándose de que el cura que les da clases tiene antecedentes por molestar a alumnas y que incluso ha sido trasladado de escuela en varias ocasiones. El otro cura, el de San Leonardo, no es mejor. Tiene cuenta en Suiza y ha tenido que ser apartado del Opus Dei.

»Cuando Brunetti investiga al Opus, descubre que todos los artículos de revistas que se refieren a esta organización han sido arrancados. "En mi libro, todos los personajes son inventados, pero esto es cierto. Me encontré con que habían sido destruidos o robados incluso en la biblioteca de la Base Americana de Vincenza".

»Lo que más indigna a la escritora es el abuso de niños por parte de sacerdotes. "Es lo peor de lo peor y, además, traicionan a su propia fe. Ya sé que eso del celibato no se puede aguantar, pero a mí me importan un pito sus motivos; lo que yo quiero es que vayan a la cárcel. Y los grandes culpables son quienes les protegen, quienes tapan lo que han hecho y quienes los trasladan de escuela en escuela como si nada hubieran hecho. Para mí, son tan culpables como los que meten esporas de antrax en un sobre".

»Donna Leon estaba en Venecia el 11 de septiembre. No tenía televisor en casa y se enteró por unos amigos de los ataques terroristas en Estados Unidos. "Fui a ver las imágenes de las Torres Gemelas a casa de una amiga y me quedé muy impresionada. Ahora sólo hay retórica. Bush, Blair, Schröder... quieren ser reelegidos. Me han contado que Bush ni siquiera sabía quiénes eran los talibanes... Las verdaderas víctimas serán las mujeres y niños del Tercer Mundo, las de siempre. ¿Por qué el señor Bush, en lugar de gastarse millones y millones de dólares para la guerra, no los dedica a construir hospitales en África? Yo duermo tranquila porque no hay nada que yo pueda hacer. Sólo me preocupa el recalentamiento de la Tierra".

»Como en todos los casos de Brunetti, en "Mientras dormían" la solución tampoco está en la justicia. "Los responsables nunca van a la cárcel". Pero en esta ocasión, la escritora utiliza su mejor arma, la ironía. El final, en el que interviene muy activamente Paola, la mujer de Brunetti, es una divertida sorpresa.

»Donna Leon, que ha pasado unos días en Barcelona para promocionar la novela, ha aprovechado el viaje para visitar el Liceo y el Palau de la Música».

+INFO
Web de la Biblioteca Marciana: http://marciana.venezia.sbn.it/
Università Cà Foscari (Venecia): http://www.unive.it/nqcontent.cfm?a_id=10497

--
Leon, Donna (1942-). Mientras dormían / Donna Leon ; traducción del inglés por Ana M.ª de la Fuente. -- 1ª ed., 4ª imp. -- Barcelona : Seix Barral, 2005. -- 285 p. ; 23 cm. -- (Biblioteca Formentor). -- Tít. orig.: Quietly in their sleep. -- D.L. M 23742-2005. -- ISBN 84-322-1978-9 : 16,63 €

I. Fuente, Ana María de la (1932-), trad. II. Título. III. Serie. 1. Novelas policíacas.

821.111(73)-312.4"19"
Comentarios: 0 Valoración de : 5,0 Visitas: 2204 Valoración media: 5,0 Último comentario: hace 6 año(s) y 130 día(s)


Tu comentario

Tienes que estar registrado para poder dejar un comentario y haber accedido como lector.

 

Subir

RMBM. PrivacidadVentana emergente Aviso LegalVentana emergente Accesibilidad
© Ayuntamiento de Murcia, 2001- . Glorieta de España. s/n - 30004 Murcia-España. Tel.: 968 358 600