Ayuntamiento de Murcia
www.murcia.es
Red Municipal de Bibliotecas de la Región de Murcia
Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...Autores, obras, soportes, etc...



Acceder como Lector:

Contraseña:



Si todavía no eres usuario y deseas iniciar una "conversación" o intervenir en ella, date de alta aquí.


Enlaces relacionados

Rincón del lector

 RSS

LIBROS

Título: «La luz en casa de los demás»

Autor: Chiara Gamberale (1977-)

Manuzio - 20 / oct / 2013

La dejo en la página 257. Es un casi monólogo plano, lineal, que no me mantiene el interés ni la atención y leer por leer... Bastante he avanzado ya. Sin embargo, lo cortés no quita lo valiente y hay una atinada reseña a la que, en líneas generales, me uno en el blog «El lado frío de mi almohada» firmada por Tizire, http://goo.gl/UQ4fLs:

«Otra vez volví a pecar y en esta ocasión fue por envidia. A pesar de tener millones de libros por leer y otros tantos compromisos que cumplir antes de que acabe el año, no pude evitar ver cómo este libro nuevecito, recién llegado a la biblioteca y del que yo nunca había oído hablar era recogido por un chico, que lo había encargado poco tiempo antes y se disponía a leérselo tan feliz. Comentaba que conoció "La luz en casa de los demás", de Chiara Gamberale, gracias a un programa de radio, donde lo describían como una lectura muy recomendable para el verano; se le veía tan contento a él con su novela bajo el brazo que la niña que llevo dentro gritó ¡yo también quiero! y, por ello reservé este libro para cuando aquel terminara de disfrutarlo, me tocara a mi ilusionarme con las vivencias de sus protagonistas.

»"La luz en casa de los demás" habla de la vida de Mandorla, una adolescente huérfana de 17 años que está metida en un buen lío. Para salir de él, su abogado le pide que le cuente todo lo que la ha llevado a su situación actual, para lo que Mandorla se retrotrae a sus 6 años, cuando muere su madre y, ante la imposibilidad de saber quién es su padre, pasa a ser tutelada por la comunidad de vecinos en la que vivía, formada por cinco modelos diferentes de familia que se convertirán en sus padres, madres y hermanos. Al mismo tiempo que Mandorla nos cuenta su percepción de cómo se han desarrollado los hechos, sabremos lo que piensan cada uno de los vecinos, a los que la autora dedica pequeños capítulos que explican más sobre su forma de ser: temores, ilusiones, aspiraciones, bagaje sentimental...

»La protagonista absoluta de la historia es Mandorla, una niña con gran imaginación que tiene que madurar a la fuerza por las circunstancias que le acarrea la muerte de Maria, su madre. Maria era una mujer simpática y dicharachera, con algunos secretillos, pero muy querida por casi todos los que la rodeaban, por lo que todas las familias de su edificio acordarán cuidar de la pequeña en conjunto, convirtiéndose Mandorla en un "bien comunal" al que todos los vecinos contribuirán en su educación y crianza, cada uno desde sus diferentes perspectivas. Oficialmente la niña es adoptada por la vecina del primer piso, Tina Polidoro, una anciana solitaria y soñadora que siempre quiere quedar bien aunque para ello tenga que ocultar sus verdaderos sentimientos. En el segundo piso vive la familia Grò, formada por Caterina, una abogada de éxito segura de sí misma, Samuele, un cineasta un tanto infantil con delirios de grandeza y el pequeño y caprichoso hijo del matrimonio, Lars. En el tercer piso viven Paolo y Michelangelo, una pareja de gays que parecen tener una relación perfecta, pero que, de puertas para adentro, tienen algunos fantasmas e inseguridades que enturbian su relación. En la cuarta planta vive otra pareja con su perro, Lorenzo Ferri y Lidia Frezzani, totalmente diferentes entre sí (ella es una locutora de radio que habla hasta por los codos, el es un crítico de literatura indolente y pasota), que se pasan la vida discutiendo. Y por fin, en la quinta planta, viven el perfecto matrimonio Barilla con sus hijos Matteo y Giulia, en apariencia, una familia modélica y envidiable, cuyos entresijos Mandorla, al igual que con el resto de familias, descubrirá en la convivencia.

»El estilo de la autora es muy sencillo y podría decirse que hasta ingenuo: el mayor peso narrativo lo carga Mandorla, que, aunque es adolescente cuando relata los hechos, cuenta la historia en orden cronológico desde la pérdida de su madre, por lo que apreciamos como va creciendo y madurando en la extraña infancia y pubertad que le ha tocado vivir. Mandorla es una niña tímida, encantadora y muy inteligente, con la que es fácil conectar enseguida. Sus familias también tendrán punto de vista propio en esta historia: algunos capítulos intercalados en la trama que nos cuenta la protagonista son narrados por parte de alguno de sus familiares accidentales, que nos descubren cosas que Mandorla no puede saber y que nos sirven para comprender cómo son de verdad esas personas por dentro, más allá de la visión que va plasmando la niña en su relato. Estas partes han sido diferenciadas al ser escritas en cursiva y narradas de una manera más "adulta", gracias a lo que el lector no puede confundir la historia principal de la paralela que narra el protagonista del momento, que suele ser uno de los vecinos con los que Mandorla comparte techo en esa ocasión. La novela está dividida en pequeños capítulos que, unidos a la ágil prosa de Gamberale, hacen que la historia fluya con facilidad.

»Esta novela me ha producido sentimientos encontrados al finalizar: me ha gustado la historia (a pesar de su descarada inverosimilitud) y los personajes, y sobre todo aprecio el esfuerzo de la autora por darles palabra a la mayoría de ellos, para que los conozcamos con profundidad, a parte de lo que Mandorla nos tuviera que decir, y por mostrar diferentes tipos de familia, alejadas del retrato tradicional al que socialmente estamos acostumbrados. Sin embargo, me pasé toda la lectura pensando que esta novela sería carne de película, medio en el que creo que la historia funcionaría mejor: no quiero que se me entienda mal, es un libro entretenido y bien escrito, pero me ha quedado la sensación de que la trama estaba demasiado "guionizada", y que el mismo argumento contado por medio de imágenes conseguiría llegar más intensamente al público potencial. Sé que esto que estoy diciendo sonará un poco raro y, de hecho, a mi pocas veces me ha dado esta sensación con un libro (soy de las que prefiere la literatura a su adaptación cinematográfica), pero tengo la necesidad de expresar esta chaladura mía, aunque no se entienda bien. Aún así, considero que "La luz en casa de los demás" es una historia muy entretenida y simpática con una original premisa que deberían tener en cuenta todos aquellos que busquen una bonita historia muy fácil de leer.»

Argumento del Editor.- Maria, una mujer libre y carismática, es la administradora del 315 de Grotta Perfetta, en Roma. Cuando muere repentinamente, deja una hija de seis años; y deja también una carta. La niña se llama Mandorla —Almendra—, y ya sólo su nombre encierra todo el encanto y el absurdo del que será su destino, ya que Maria ha dejado escrito que el verdadero padre de Mandorla es uno de los hombres que vive en el edificio. Tras una asamblea de vecinos en la que nadie confiesa su paternidad, deciden criar a la niña entre todos. Así, Mandorla irá cambiando de casa de los 6 a los 17 años, adaptándose a cinco modelos de familia: será testigo de la soledad de Tina; vivirá la separación de Caterina y Samuele; acompañará a Paolo y Michelangelo al Orgullo Gay; se sentará a la mesa de los Barilla, una familia tradicional, y vivirá las turbulencias de la eterna pareja de hecho, Lidia y Lorenzo. Y mientras Mandorla crece, se enamora y busca a su padre, Chiara Gamberale nos recuerda que, antes de ser mujeres, maridos, padres o hijos, somos personas: maravillosas y terribles, con una infancia que nos persigue.

Y, por último, del mismo modo que Donna Leon alude a lo español en algunas de las novelas de Brunetti, en ésta encontramos, al menos, alusiones a García Lorca en las páginas 152, 158 y 167.

--
Gamberale, Chiara (1977-). La luz en casa de los demás / Chiara Gamberale; traducción del italiano por Isabel González-Gallarza. -- 1ª ed. -- Barcelona : Seix Barral, 2012. -- 474 p. ; 23 cm. -- (Biblioteca Formentor). -- Tít. orig.: Le luci nelle case degli altri. -- ISBN 978-84-322-0972-7

I. González-Gallarza, Isabel (1972-), trad. II. Título. III. Ser.: Biblioteca Formentor (Seix Barral). 1. Novela de autoayuda. 2. Novelas sociales

821.131.1-31"20"
Comentarios: 0 Valoración de : 1,0 Visitas: 2070 Valoración media: 1,0 Último comentario: hace 7 año(s) y 1 día(s)


Tu comentario

Tienes que estar registrado para poder dejar un comentario y haber accedido como lector.

 

Subir

RMBM. PrivacidadVentana emergente Aviso LegalVentana emergente Accesibilidad
© Ayuntamiento de Murcia, 2001- . Glorieta de España. s/n - 30004 Murcia-España. Tel.: 968 358 600